¿Cuando es momento de buscar un psicólogo?

Relato en primera persona.
Por Ana Larriel

La primera vez que busque un psicólogo, lo hice siguiendo la sugerencia de mi gastroenteróloga. Tenía 20 años y los últimos 5 los había vivido con dolores abdominales horribles, que se habían ido intensificando hacía dos años hasta el punto de terminar en la sala de urgencias muchas veces. A pesar de no llevar una vida muy tranquila en ese momento de mi vida, las cosas que me causaban tristeza, angustia o duda no se habían intensificado al punto de pensar en buscar ayuda terapéutica, o mejor dicho, al punto donde yo creía que había que llegar para buscar un espacio de terapia.

Lo único que se intensificó fue mi dolor de estómago, y tras varios estudios la gastroenteróloga concluyó que era una gastritis producto del constante estrés por el que pasaba mi cuerpo, gastritis nerviosa me dijo y me sugirió buscar un psicólogo, además de tomar todos los días un cobertor gástrico.

Parecía como si mi cuerpo estuviera viviendo cosas que mi mente en su estado consiente no registraba o no quería registrar, mi cuerpo estaba hablando de cosas que yo ni siquiera nombraba. Algo había empezado a hacer ruido y era necesario poner palabras a esa molestia para entender porque estaba ahí.

El encuentro con mi primera psicóloga fue también mi encuentro con el Psicoanálisis como proceso terapéutico, con esa cura por la palabra, que vía la asociación libre, fue poniendo al dolor intenso y punzante nombres, fechas, estados y recuerdos.
A medida que el dolor cedió fueron apareciendo duelos enterrados y no cerrados, miedo atroz a la sensación de soledad y abandono y finalmente una elección vocacional, que abriría el paso hacia el encuentro con el deseo.

Mi momento para consultar a un psicólogo tuvo que ver con la recomendación de otro profesional, mi gastroenteróloga. Pero esa sugerencia puede venir de cualquier otro especialista que trabaja con nosotros: algún médico, el docente de nuestros hijos, un fonoaudiólogo, etc. Esta sugerencia llega generalmente, cuando ese profesional sospecha que lo que está pasando no tiene que ver con su especialidad.

Lic. Ana Larriel